martes, 1 de octubre de 2013

Feng-Shui: El Dormitorio


Hay dos factores que le dan más o menos importancia a un determinado ambiente de la casa para el Feng-Shui.
Uno es el movimiento: por ejemplo, la entrada a la casa es importante porque hay un movimiento de energía cotidiano en ese sector.
El otro factor es la permanencia: cuanto más tiempo permanecemos en un lugar, tanto más somos afectados por el Feng-Shui, bueno o malo, de ese lugar.

El dormitorio es lugar de permanencia obligado durante unas 6 a 8 horas diarias, cifra sólo comparable a los lugares de trabajo. Ese prolongado tiempo de exposición a las condiciones del dormitorio le confiere una gran importancia y por eso es el tercer punto clave de su casa, después de la entrada y la cocina.

Preferimos para el cuarto la forma cuadrada o un rectángulo cercano a un cuadrado, pues, es la geometría que corresponde al elemento Tierra y la que aporta mayor estabilidad y equilibrio al Chi.
Además, una forma irregular puede crear esquinas que generen “dardos envenenados” o Sha Chi dirigido contra la cama.


  • La cabecera de la cama debe preferentemente tener detrás de ella una pared o tabique sin ventanas o puertas, asegurándonos así que reciba una energía Yin que favorezca el descanso. 
  • Hay que evitar que la cama quede alineada con alguna puerta. Las puertas implican entrada y movimiento rápido de Chi, condiciones Yang que tienden a afectar el sueño y el descanso.
  • Otro elemento capaz de producir Sha Chi son las vigas de ciertas dimensiones en el techo del cuarto, sobre la cama.
  • La mejor opción para lidiar con las vigas es modificar el cielo raso de modo que resulte plano o bien usar cama con dosel para ocultar la vista de la viga.
  • tampoco son recomendados cuadros grandes y pesados sobre tu cabecera, pues, te pueden caer encima.
  • Otro tip, es que trates siempre de que la cabecera de la cama quede apoyada en la pared norte de tu pieza 

El hecho de que la cama se apoye en una pared colindante con un baño no debe considerarse particularmente negativo, como mucha gente cree. Pero si hay opciones, es mejor evitarlo cuando exactamente del otro lado de la pared se encuentra la taza de baño.